Consejos para comprar un coche de Segunda Mano

Publicado el en Seguros de coche por Lucía Berruga| Sin comentarios

Coches de segunda manoComprar un coche de segunda mano trae siempre muchos quebraderos de cabeza. A no ser que se lo compres a alguien de mucha confianza (y que hayas visto cómo trata el coche) generalmente surgen muchas dudas sobre si habrá algún tipo de engaño o de problema con el coche que el vendedor no quiera contarte.

Obviamente los intereses del vendedor y del comprador son opuestos pero lo que no tiene discusión es que un coche de segunda mano es una alternativa que ayuda a ahorrar mucho dinero, siempre y cuando se elija bien claro, que ya sabemos que muchas veces lo barato sale caro.

Por eso lo primero que debes imponer antes de comprar es una revisión en la que te aseguren que el vehículo está bien. Hoy queríamos darte algunas pautas y decirte qué debes mirar para asegurarnos de que hagas la mejor elección posible.

Lo primero de todo: Detalles importantes

El modelo de coche es importante: ¿Cuál es el que estás buscando? El primer paso para descubrir si el modelo que buscas es el adecuado es preguntar a los amigos y conocidos por sus vehículos, para saber si nos lo aconsejan o si les han dado problemas.

Si ya lo has elegido (hayas pedido opinión o no) no dejes de buscar información sobre el modelo en concreto y consulta siempre con el concesionario cuanto piden por el vehículo estando nuevo para así tener una cifra de referencia y asegurarte que no te engañan. Además debes mirar en el boletín oficial del estado el valor del coche usado para poder comparar precios y saber si compensa o no comprarlo.

Segundo paso: Documentación

Obviamente ni se te ocurra comprar un coche que no tenga su documentación en regla, así que lo siguiente que debes hacer es ver que tiene todos los papeles necesarios. Ponle especial atención a que esté pagado el Impuesto de Circulación y que haya pagado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Además también puedes solicitar un informe que no se te puede negar para obtener información sobre las incidencias e inspecciones del vehículo, los impuestos y de donde procede (para asegurarte que el vehículo no tiene multas ni embargos).

Entre los documentos destacados está el Libro de revisiones, muy importante ya que determinará el estado general del vehículo que se quiere adquirir. A través de este podrás ver la antigüedad del vehículo pues marca cuánto lleva en circulación, así como comprobar que el kilometraje que marca el cuentakilómetros es el real (muy importante para evitar que te la cuelen ya que hasta el 12% de los vehículos de segunda mano lo tienen trucado), así como ver si ha tenido el mantenimiento correcto. Todas las revisiones oficiales aparecen en este documento, sin embargo puede que no tenga apenas registros, esto tampoco debe preocuparte porque puede que el conductor lo haya llevado a un taller de confianza.

Tercer paso: Estado del vehículo

Fíjate en que estéticamente esté bien pero sin dejarte embaucar por él, porque aunque el coche por fuera esté en perfectas condiciones es el interior lo que nos interesa, porque es mecánicamente donde el coche debe funcionar correctamente.

Carrocería:

Recuerda que es de segunda mano, no tiene por qué estar impoluta… es más, desconfía si tiene zonas excesivamente relucientes o donde la pintura cambie de tonalidad o de textura, porque puede que oculten un accidente.

Ante la duda por supuesto toma medidas y cerciórate por ti mismo de que todo está bien: coge un imán y acércalo a la carrocería, si se pega es que está bien pero si no lo hace puede que tenga masilla para reparar la zona. Aun así sobretodo preocúpate si encuentras alguna abolladura que sea mayor de seis centímetros.

De cara ahorrarte dinero mira que el coche no tenga arañazos o fisuras, además de abolladuras o indicios de corrosión… todo lo que parezca pequeño en carrocería puede salirte luego a un precio muy alto en el taller, por lo que tenlo en cuenta a la hora de negociar el precio del vehículo, pues puede que no valga la pena.

Paragolpes:

Mira que no haya rozaduras o arañazos (o los menos posibles), que no esté mal fijado o descolgado, así como que no haya roturas o que falte material. También si sabes mucho del modelo y la marca y te parece que puede no ser una pieza original asegúrate, así como que no hayan hecho reparaciones con pintura de algún daño ocasionado.

Lunas y espejos:

Los cristales no deben tener roturas ni estar descolgados, así que deber fijarte bien. También debes tener mucho ojo con las picaduras, ya que si son muy grandes necesitarás cambiar la luna. También es necesario prestar atención a que todo esté dentro del marco legal como, por ejemplo, que no tengan las lunas de delante tintadas.

Interior del vehículo:

Es importante que los pedales no estén desgastados, que los cinturones se deslicen correctamente, así como que tapizado interior esté lo mejor posible (no huela mal, no tenga quemaduras o manchas que puedan estropearlo).

Neumáticos:

Revisión fundamental antes de comprar el coche para ver que no han perdido adherencia en ninguna de las cuatro ruedas ya que si es así sustituirlas saldrá caro. Para comprobar que no estén muy desgastados fíjate en que el dibujo de la rueda no sea irregular o esté muy borrado, además debes ver si el desgaste es desigual o no, porque si lo es, es posible que se deba a un golpe que haya desviado la amortiguación; por tanto mira que los flancos no estén deformados y que la presión sea correcta. Fíjate en que no tengan rajas ni grietas.

El neumático también ayuda a saber el uso del vehículo ya que en el borde aparece la fecha de fabricación y si tiene unos años pero apenas está desgastados es una buena señal, ya que indica que el vehículo apenas se ha utilizado.

Dirección:

Debes mirar el bloqueo del giro del volante, fijarte en que no haya una holgura o una dureza excesiva, así como que el volante se fije de forma correcta y que no haya ruidos ni en la dirección mecánica ni en la asistida.

Suspensión:

El coche debe estar estabilizado, para comprobarlo haz presión en cada una de las esquinas del vehículo y comprueba que no hay crujidos raros, ya que si todo está como debe la carrocería debe volver a su posición original sin ningún rebote.

Frenos:

Por último, pero no por ello menos importante, debes asegurarte de que los frenos no den ningún problema, por ello tócalos, si no percibes ningún escalón es que lo están, pero si lo tienen deberás cambiarlos. También debes prestar atención al pedal del freno: si se hunde en exceso o hace ruido no es bueno, así como si no funciona correctamente el freno de mano (no debe generar ningún tipo de tensión).

Prueba final

Analizado todo esto la prueba final será conducirlo. Para probar el coche de la forma correcta y darte cuenta de si falla algo conduce a una velocidad lenta y comprueba que la dirección no tire hacia ningún lado; luego mete la marcha más alta y pisa el acelerador a fondo para comprobar que el motor no tiene ningún problema. Mientras conduces podrás comprobar que la dirección, los frenos, la suspensión y la amortiguación, así como que frene correctamente y que sea simétrica (el coche debe permanecer recto cuando frena). Por último sube la velocidad a 120 km/h y comprueba que no hay ni vibraciones ni ruidos, ya que si los hay podrían estar afectados los rodamientos. Antes de bajarte comprueba que no pierda líquido, pues si lo hace podrían estar afectados los frenos, el aire acondicionado y el propio motor.

Garantías

Existen, lo cual es una tranquilidad a la hora de lanzarse a esta aventura. Si se lo compras a un concesionario tendrás una garantía mínima de un año; aunque realmente no son solo los concesionarios los que venden coches de segunda mano, en ferias como el Salón del Vehículo de Ocasión también se pueden adquirir vehículos a buen precio y con todas las garantías de la marca.

Si se lo compras a un particular debes saber que el Código Civil  en su artículo 1.485 sobre la compraventa indica que “el vendedor responde al comprador del saneamiento por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, aunque los ignorase” durante los 6 meses siguientes a la entrega de lo vendido. Por lo tanto aunque en la primera inspección no hubiese ningún fallo pero este aparecieses más tarde el vendedor debe responder ante él.

Seguro del coche

Recuerda que por ley debes contratar un seguro para tu coche, para poder circular con él. Por ello si quieres contratar un seguro de coche te recomendamos que nos consultes, pues desde Lapoliza.com te asesoraremos antes, durante y después de la contratación, asegurándote el mejor precio con las mejores condiciones, para que puedas seguir ahorrando con tu elección.

 

Foto Flickr 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>