Pinchazos y reventones: cómo evitarlos y qué hacer si ocurren

Publicado el en Seguros de coche por Lucía Berruga| Sin comentarios

Averias CocheCon estos calores que están llegando y que además vienen para quedarse es normal que ya estemos todos pensando en nuestro veranito y en nuestras escapadas vacacionales, sin embargo con tanto desplazamiento como veremos en nuestras carreteras es mejor estar prevenido frente a imprevistos; es por ello que en este post te vamos hablar de qué hacer ante pinchazos y reventones en las ruedas de tu coche que podrían chafar o a estropear un poco tus tan esperadas vacaciones.

Porque, a pesar de que en el momento es que nos vamos de vacaciones todo lo que queremos es pasar el máximo tiempo posible descansando y no en un taller, debes tener en cuenta que en verano los desplazamientos con el vehículo muy cargado y el continuo calor que generan las carreteras con un asfalto abrasador son los factores claves para que se produzcan este tipo de incidentes; pero no te preocupes: no es necesario tirarse de los pelos, sigue leyendo que te contamos qué hacer para evitarlos o como, en caso de que pasen, reaccionar ante ellos.

 

Pinchazos: ¿Qué pasos debo seguir si mi rueda sufre un pinchazo?

¿Cómo puede ocurrir?

Hay muchas circunstancias que pueden llevar a que una de las ruedas de tu coche sufra un pinchazo, ya sea que haya algo en la carretera que raje el neumático, o que un clavo se suelte de su lugar, o que haya una alcantarilla mal cerrada, o un socavón inoportuno… todos ellos son diversos los factores que intervienen y todos ellos pueden provocar que suframos un pinchazo.

¿Cómo notar el pinchazo?

Identificarás en seguida que has pinchado porque notarás una desviación hacia el lado del neumático pinchado que además se manifestará de diferentes formas según qué rueda falle: si es la delantera notaremos una vibración en la dirección, y si es un pinchazo trasero lo sabremos porque lo notaremos a través del asiento. En el caso de que tu coche sea moderno además te saltará la alerta ya que desde 2012 todos los vehículos a la venta en la UE cuentas con un sistema de alerta para presuntos pinchazos que se basa en la velocidad con la que las ruedas se mueven, si alguna lo hace a una velocidad inferior a las demás hace saltar la alarma; por eso decimos supuestos pinchazos, porque las falsas alarmas son frecuentes.

¿Qué hacer si nos vemos en esta situación?

Lo primero es seguir mirando hacia delante sin perder de vista de la carretera y sujetando fuerte el volante para mantener el coche recto, para evitar que el pinchazo sea el que tome el control de tu vehículo; además no debes soltar el acelerador ni intentar frenar de golpe ya que eso hará que la rueda se dañe aún más rápido; es por ello que mantener la calma es fundamental para detener el vehículo con suavidad usando lo menos posible los frenos.

Posibles soluciones:

Hay varias posibilidades dependiendo de la gravedad del pinchazo; la primera es que si hemos pinchado por un clavo  o por algo que provoque un corte menor de un cm lo mejor es tratar de resolverlo con un spray reparapinchazos que puede costar unos 8 euros, este spray es una mezcla de latex y espuma que se inyecta por la válvula e hincha lo que se haya desinflado el neumático taponando el daño que se ha generado. Si el pinchazo está en un flanco el corte que se ha generado suele ser de más de un cm el kit reparapinchazos no podrá solventarlo, por lo que deberás sustituir el neumático.

 

Reventón: el hermano mayor del pinchazo

¿Cómo puede ocurrir?

Muchas veces al irnos de vacaciones llevamos el coche cargado de más, y eso unido al propio calor de la carretera o a la naturaleza del asfalto como que este esté concebido para generar mayor adherencia creando un mayor rozamiento o que, simplemente, no esté en perfectas condiciones, pueden provocar un reventón… sin embargo lo más común es que si buscamos un culpable para explicar esta “avería” debamos mirarnos al espejo: si no revisas las presiones de los neumáticos de forma periódica y estos se desgastan de forma irregular se puede producir un reventón en marcha, y ello se debe a que muchas veces no hemos querido ver que la rodadura hace bastantes kilómetros que dijo eso de “hasta aquí hemos llegado” y, como nunca sabes cuál puede ser la gota que colme el vaso, lo primero que debes tener en cuenta es que siempre debes (al menos una vez al mes) fijarte en que tus neumáticos están en perfectas condiciones y, sobretodo, que no tienes neumáticos deformados por el uso… o peor, caducados.

Riesgos:

Ten en cuenta que un reventón en marcha, además de poder provocar un accidente con sus posibles terribles consecuencias, podría provocar otros daños como es el dañar la llanta al rodar sobre el suelo sin la goma del neumático, o que si tenemos la mala suerte de que  los trozos salgan disparados estos podrían dañar los paragolpes o las aletas, lo que aumentaría los costes de las reparaciones. Ante todo un reventón no es un pinchazo donde el aire se escapa por un orificio de salida, sino que la rueda se desintegra en una mayor o menor medida, pero lo hace.

¿Cómo identifico un reventón?

Si el pinchazo se nota, créenos, el reventón se hará “oír” cuando vuelta tras vuelta el neumático no de más de sí y estalle. Así el primer síntoma será el estallido seguido por un fuerte tirón de la dirección hacia un lado, además de que notarás como se inclina la carrocería hacia ese lado y en un momento te verás circulando prácticamente sobre la llanta, no pierdas los nervios, todo tiene solución.

¿Qué hacer si nos vemos en esta situación?

Aunque será más difícil hacerse con el control del coche con un reventón que con un pinchazo la técnica es similar a la de este último: sigue de frente sin perder la vista de la carretera y sin soltar el acelerador mantén el volante bien sujeto para no salirte de la carretera. Ten en cuenta que dependerá mucho del terreno: si la carretera es dura la marcha podrá continuar sin grandes problemas, pero si es blanda la llanta se clavará en el suelo ofreciendo una mayor resistencia.

Posibles soluciones:

La mejor solución es la prevención, motivo por el cual debes seguir tres simples normas que son comprobar con frecuencia la presión de las ruedas, no sobrecargar el coche y no sobrepasar la velocidad con la que los neumáticos están homologados. Aun así, como sabemos que todo puede pasar, la solución única que tiene es sustituir el neumático y comprobar que no hay otros daños como en las llantas o en los demás neumáticos, ya que si estos han estado circulando en las mismas condiciones podrían verse afectados más tarde o más temprano por otro reventón, por lo que la mejor solución sería cambiarlos.

 

Esperamos que tengas un trayecto muy seguro, pero por si tienes un pinchazo o un reventón, esperamos haberte dado las claves para enfrentarte al problema sin salir muy mal parado. Aun así recuerda que para estar lo más prevenido posible lo mejor es que contrates un seguro de coche con la cobertura de asistencia en viajes, ello facilitará mucho cualquier incidente que puedas tener; desde lapoliza.com te aseguramos las mejores condiciones para la contratación de tu seguro y para que tengas el verano que te mereces.

 

Foto Flickr

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>