Ahorra colocando correctamente los alimentos en tu nevera

Publicado el en Seguros de hogar por Lucía Berruga| Sin comentarios

Colocar alimentos NeveraHoy vamos a contarte cómo cuidar de la mejor manera posible de tu nevera… ¡y de tu bolsillo! Porque aunque puede parecer una tontería tener los alimentos bien colocados dentro de tu nevera hará que estos se mantengan más frescos más tiempo, y también que ahorres más dinero debido a que se reducirá tu consumo energético.

El frío de tu nevera es lo que evita que se estropee la comida retrasando el crecimiento de microrganismos patógenos que pueden dañar a los alimentos… y a quien los ingiera. La importancia de dónde colocar los alimentos proviene del hecho de que en nuestra nevera no todas las zonas tienen la misma temperatura, aunque siempre debe tener una temperatura media de 5 grados; además de que los distintos alimentos no requieren de la misma refrigeración para mantenerse en las condiciones óptimas. Por tanto, partiendo de las distintas zonas de la nevera y de las distintas necesidades de temperatura de los distintos grupos de alimentos, vamos a analizar cómo hacer que tu nevera tenga un funcionamiento óptimo que te permita gastar menos electricidad y ahorrar en facturas pero que, además, mantenga los alimentos frescos y aptos para su consumo.

 

Refrigeración segura

Lo normal es que la temperatura de la nevera esté entre 4 y 5 grados, así como el congelador a -18 grados; además en verano es aconsejable bajar un par de grados el frigorífico, debido a las altas temperaturas que se alcanzan en algunas zonas. Lo principal para mantener una refrigeración segura es tener una temperatura constante dentro de la nevera, y para ello es importante no tener el frigorífico demasiado lleno y abrir la puerta solo cuando sea necesario sabiendo muy bien lo que buscas para tenerlo abierto el menor tiempo posible.

 

Conseguir un ahorro doble

Es normal poner poca atención  en cómo guardamos los alimentos dentro de la nevera, pues lo más normal es hacerlo como si jugásemos al tetris aprovechando al máximo los espacios que quedan libres; pero aunque hay que maximizar el aprovechamiento del espacio nunca se debe sobrecargar la nevera pues ello evitará el ahorro de dinero por una doble vía: optimizar el consumo de energía y evitar el desperdicio de alimentos al mejorar su conservación.

 

Cómo colocar los alimentos dentro de la nevera

Las distintas partes de la nevera están hechas para distintos tipos de alimentos pero aun así lo primero que hay que intentar es seguir la misma norma que se sigue en la despensa: colocar los alimentos más antiguos delante y los que se han adquirido más tarde atrás del todo para consumir antes los que tienen más riesgo de ponerse malos.

Una vez hecho esto se debe respetar los distintos espacios que nos ofrece nuestra nevera:

  • Zona Alta: es la menos fría de la nevera, por lo que para almacenar en ella alimentos es mejor que pongas aquellos que necesitan menos refrigeración como son los alimentos envasados.
  • Zona Media: en esta parte la temperatura es un poco más baja que en la zona alta, por lo que es idónea para los alimentos que requieren de menos frío pero que sigan necesitando de él para conservarse. En esta zona es bueno poner aquellos que tengan la etiqueta de “una vez abierto consérvese en frío” y por ello es recomendable usarlo para lácteos y embutidos.
  • Zona Baja: es la zona más fría y por lo tanto es el espacio que debes reservar para los alimentos que requieren de unas temperaturas más bajas para su refrigeración como es el pescado o la carne que, además, deben estar protegidos y colocarse en envases cerrados o envolverlos para mantenerlos protegidos hasta su utilización.
  • Cajones: justo debajo de la parte baja suele haber unos cajones en donde la temperatura también es baja y donde lo idóneo es conservar frutas y verduras. Para poder mantenerlas en perfecto estado te recomendamos que las saques de las bolsas en las que te las sirven para evitar que se cree humedad y, por tanto, se deterioren más rápido.
  • La puerta: por último pero no por ello menos importante está la puerta de nuestra nevera; esta es la zona menos fría de la nevera y por tanto en sus estantes deben colocarse los alimentos que necesitan de una menor refrigeración para mantenerse como son las bebidas, la mantequilla, o la mermelada.

 

Especificación para algunos alimentos:

  • Leche: mucha gente la conserva en las baldas de la puerta, pero esto se considera un error ya que, al ser esta la zona menos fría de la nevera, podría estropearse; ten cuenta que cada vez que abrimos la puerta hasta una tercera parte del aire frío de dentro se desperdicia, según especifica el portal de eficiencia energética de Endesa, y por ello es mejor mantenerla en las baldas centrales o zona media… un espacio donde la temperatura sea estable.
  • Tomates: es un error muy común pensar que cuantos más frescos estén algunos alimentos mejor se conservarán, sin embargo esto no es así para todos, como es el caso del tomate ya que el frío daña sus membranas y vuelve insípida la pulpa.
  • Ajos, patatas, cebollas, plátanos o aguacates son otros alimentos que se dañan más de lo que se conservan dentro de la nevera, motivo por el cual deben mantenerse dentro de la despensa.

 

Otros detalles a tener en cuenta:

  • La limpieza del frigorífico es fundamental para mantener la higiene adecuada y eliminar bacterias. Se recomienda hacerlo, por lo menos, una vez al mes.
  • Diferenciar los espacios es importante como ya se ha visto a la hora de poder clasificar en ellos a los distintos tipos de alimentos, así se mantienen separados, evitando la contaminación cruzada y con ella el contacto entre alimentos que podría traspasar olores o sabores de unos a otros, así como bacterias que estropeen su conservación.
  • Hacer que corra el aire entre los productos y alimentos: no lo apiñes todo junto ya que con una buena ventilación se conservarán mejor, por no hablar que ello supone un ahorro pues no se precisará tanta energía para poder enfriar la nevera.

 

Esperamos haberte dado algunas pistas sobre cómo mejorar la organización de tu nevera; si has identificado algún mal hábito en este proceso no te preocupes, toma nota e intenta aplicarlo, que nunca es tarde para cambiar y hacerlo mejor. Y si quieres asegurar que este electrodoméstico (así como los demás) estén protegidos ante imprevistos contrata un Seguro de Hogar y déjate asesorar por nosotros, tenemos los mejores precios y coberturas para convertir tu cocina, tu salón y todas las partes de tu casa en el hogar que te mereces.

 

Foto Flickr

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>