6 Consejos para hacer el cambio de armario de forma fácil

Publicado el en Seguros de hogar por Lucía Berruga| Sin comentarios

Colocar ropa armarioCon estos cambios de tiempos que tenemos estamos todos un poco locos, hace apenas una semana estábamos todos guardando las bufandas, los jerséis y los abrigos para sacar las rebeca de verano, las camisetas y pantalones fresquitos y las chanclas… y es que aunque ya lo dicen nuestras abuelas “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo” en cuanto hemos visto un poco de sol y de calor hemos empezado a hacer el traspaso de la ropa de invierno a la de verano porque, aunque ahora no deje de llover, no se puede comparar al frío invierno que hemos pasado.

Si has sido previsor y eres de los que hacen caso a las abuelas y madres es muy posible que aún no hayas empezado con el trasvase de ropa, pero ya lo estás temiendo y realmente puede que no lo hayas hecho no por el tiempo si no porque lo estás intentando retrasar lo más posible… puede que la falta de espacio y de tiempo para hacer el cambio sean un problema para ti cada vez que quieres guardar los jerséis y sacar las prendas más frescas… pero no te preocupes, que aquí te vamos a dar unos consejos para que puedas tomártelo con filosofía y hacerlo de forma relajada:

 

Tomate tu Tiempo

Obviamente lo necesitarás para poder sacar la ropa veraniega y guardar la de invierno; no te engañes, si fuese cosa de chasquear los dedos no estarías leyendo este post. Por eso el primer consejo es que planees con tiempo eligiendo el momento adecuado donde solo tengas que dedicarte a hacerlo; solo tú sabes cuánto volumen de ropa tienes, así pues sabrás si te llevará media mañana, media tarde o un mañana o tarde completa… pero si eres consciente de ello y reservas uno de esos ratos solo para poder realizar el cambio de armario ahorrarás tiempo porque dedicarás todo tu esfuerzo e interés en llevarlo a cabo de forma rápida y práctica. No hay nada como hacer algo a desgana y de forma interrumpida para alargarlo sin razón.

 

Ten un orden específico

Ya que te pones a planear cuándo hacerlo también planea el orden que vas a seguir ya que si lo haces de forma aleatoria vaciando cajones a medias o combinando el tipo de ropa al final te tocará empezar de nuevo para poder clasificar la ropa a la hora de guardarla, además de que al no estar bien organizado ocupará más espacios que de normal. Lo mismo a la hora de sacar la ropa nueva que quieres colocar en el lugar de la que estás guardando: lo mejor es sacar del armario todo lo que quieres guardar y, una vez hecho con la ropa doblada y preparada para almacenarla hasta el próximo invierno, empieces a sacar la que vas a ponerte aprovechando el buen tiempo. Una vez que has sacado la de verano y la has colocado en el armario puedes usar las bolsas y cajas de esta para guardar la ropa de invierno que previamente has doblado y preparado.

 

La importancia de la limpieza

No encontrarás un momento mejor: ahora que lo tienes casi vacío puedes limpiar en profundidad el armario aspirando con tu aspiradora hasta los últimos rincones y espacios menos accesibles para asegurar su mantenimiento en unas condiciones óptimas. Incluso puede ser un buen momento para hacer alguna pequeña reparación como algún cajón que no cierra bien, reparar ese tirador roto o sustituir las perchas que ya están listas para una merecida jubilación. Además será un buen momento también para lavar la ropa y guardarla lo más limpia posible, por no hablar de que también será el mejor momento para colocar ambientadores y remedios antipolillas que protejan tu ropa y además mantengan un aroma limpio y fresco del lugar; para esta última parte te recomendamos poner naftalina, clavos, cedro, cáscara de naranja y limón o saquitos de lavanda.

 

Aprovecha el espacio

Puede que este sea uno de los consejos más difíciles ya que depende del tamaño del propio armario, pero una forma fácil de hacerlo es tener siempre perchas del mismo tamaño para que ocupen lo mismo y puedas organizarlo mejor estableciendo el orden adecuado ya que si unas son más grandes que otras la ropa quedará a distintos niveles y no podrás aprovechar completamente otras zonas del armario. Otra opción sería poner baldas o estantes allí donde creas adecuado, para aumentar la capacidad, si crees que entraría y que te va a dar más capacidad, no lo dudes: aprovecha todo lo que puedas.

 

Sé organizado

Ya hemos hablado del orden y puede que estés pensando que nos repetimos, pero una cosa es el orden que debes seguir para  vaciar y llenar y otra cosa es la organización a seguir con la ropa… lo cierto es que una gran parte de la organización está basada en el etiquetado, para poder clasificar la ropa, el calzado y los complementos de una forma clara y práctica. Depende mucho claro está del espacio disponible, pero en general para guardarlo, recuerda poner lo más pesado y voluminoso abajo del todo situando arriba las más delicadas para que no se dañen.

Dentro del armario es conveniente dividir la ropa entre la que más te pones y la que menos, para asegurar que tu vestido o tu camisa favorita no acaban en el fondo del armario de forma que luego tengas que revolverlo todo y desornadenarlo. Una vez que la has separado puedes organizarla por ropa de trabajo o de deporte, por ropa de salir (más elegante) o de estar en casa, o por colores, eso ya lo dejamos a tu elección.

Además si tienes niños no te olvides de poner en las bolsas carteles con la edad o por nombre para diferenciar unas bolsas de otras, o si guardas diferentes cosas pon carteles tipo “zapatos” y “gorros y bufandas” (por ejemplo)

 

Los indispensables

Recuerda que aunque llegue el verano el tiempo puede cambiar, por lo que sé práctica y no guardes toda la ropa de invierno, es conveniente dejar la llamada ropa de entretiempo: algún jersey finito, una chaqueta o sudadera de algodón, chubasqueros o algún pantalón vaquero por si volviese el frío un día determinado o incluso de cara a las vacaciones, ya que puede que te surja un acampada en la montaña y no vas a andar desmontándolo todo otra vez… Obviamente depende mucho de la zona en la que vivas, dependiendo de tu clima ya sabrás si es muy cambiante o no, pero es un consejo para no tener que andar luego revolviendo.

 

Esperamos haberte ayudado a preparar el cambio de armario para que recibas como te mereces la nueva temporada: con tranquilidad y seguridad para disfrutar de lo que realmente importa que es tu tiempo. Además no te olvides de que con nosotros podrás contratar tu seguro de hogar también con toda tranquilidad y de forma cómoda y fácil, ofreciéndote los mejores servicios a los mejores precios para que no pierdas más de un minuto en proteger tu hogar.

 

Foto Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>