¿Cubre mi seguro de hogar las travesuras de mis hijos?

Publicado el en Seguros de hogar por Ana Roca| Sin comentarios

travesuras-bebesAhora ya sí que podemos dar por finalizadas las vacaciones definitivamente, porque incluso los pequeños de la casa -hasta los más rezagados- ya han tenido que volver al cole. Y aunque seguro que ninguna de vuestras adorables criaturitas tenía ganas de reencontrarse con profes y compis, más de un papá –y más de dos y de tres- estaban deseando que llegara este momento. Porque nuestros hijos y/o nietos son los mejores en las reuniones improvisadas de mamis en la puerta del colegio, eso es indudable, pero hay veces –bastantes veces- en la intimidad y sin que nadie se entere, que nos entran ganas de practicar todo tipo de torturas chinas milenarias con ellos, sobre todo cuando deciden que toda la pared del pasillo es un precioso lienzo en el que desarrollar su creatividad, o se ponen a investigar los gustos culinarios del perro y le dan a probar brebaje de lavavajillas con una pizca de bicarbonato.

Responsabilidad civil en los seguros de hogar

Pero claro, lo de las torturas –no tienen que ser necesariamente chinas, aceptamos cualquier nacionalidad- no va a estar muy bien visto. Y eso no hay seguro que lo cubra  y no podría camuflarse ni aunque lo contara un político, así que no nos queda más remedio que respirar profundamente, reír por no llorar, y echar mano de nuestro seguro de hogar para ver si por lo menos ellos nos dan alguna buena noticia.

Pero tranquilos, papás y mamás desesperados del mundo, que muchas de las ocurrencias de vuestros retoños sí pueden estar cubiertas por vuestro seguro de hogar (claro, si es que no son tan perversos, pobrecitos)

Hay una cobertura dentro de los seguros de hogar que es la garantía de responsabilidad civil, que se ocupa de los daños ocasionados a terceros pero no necesariamente ocurridos dentro de la vivienda familiar. Aunque pertenezca al seguro de hogar, su foco de acción es la familia (así que si todavía no has desterrado a tus hijos por alguna trastada, siguen estando cubiertos por la responsabilidad civil) de manera que cubren los daños por accidentes que cualquier miembro pueda causar a un tercero, aunque sea en la calle, en el parque o en el cole.

Lista de travesuras permitidas por el seguro de hogar

Así que si los niños han decidido convertirse en minisoldaditos de Lucifer con todo el tiempo libre que han tenido estas navidades, echad un vistazo a la lista de cosas que pueden estar cubiertas por vuestro seguro de hogar (pero no dejéis que ellos la vean, no vaya a ser que haya algo que todavía no se les haya ocurrido y quieran ponerlo en práctica)

  • El niño saca de paseo al perro, o el perro al niño (no sabemos quién es más animalito de los dos) y en sus forcejeos por mantener el dominio de la manada alguien queda enredado en la correa y se cae. ¡Cubierto!
  • El niño está jugando en el cole con su amiguito del alma pero no se ponen de acuerdo en el intercambio civilizado de cromos, así que pasan a las manos –y a odiarse profundamente en los próximos dos minutos- y las gafas sufren las consecuencias. ¡Cubierto!
  • El niño necesita adrenalina y descubre la velocidad, mete quinta y lleva la bici súper revolucionada, hasta que claro, atropello. Por algo no les dejan conducir hasta los 18… pero por suerte, ¡cubierto!
  • Aunque lo que se lleva ahora es Frozen y no La sirenita, para hacer el Reino de Hielo por algún sitio hay que empezar, y el niño decide que tu baño es perfecto para inundarlo. Seguro que el vecino de abajo no pensará lo mismo de sus goteras. Pero con tu seguro de hogar, ¡cubierto!
  • El niño empieza a estudiar física muy pronto y quiere parecerse a Newton, pero no se conforma con manzanas, cualquier objeto es bueno para convertirse en arma arrojadiza y salir disparado por la ventana. A ver si lo adivináis: ¡cubierto!

Hay algunas otras travesuras que también entran dentro de la responsabilidad civil de los seguros de hogar. Así que para la próxima idea brillante de tu pequeño ingeniero de maldades, antes de pasar al aplique de torturas, consulta con tu seguro de hogar. Y si todavía no lo tienes, contrátalo con lapoliza.com. Pero respira, sonríe, y piensa que todos hemos sido niños, y que casi, casi nunca, lo hacen con mala intención.

Foto Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>