Consejos para el motorista urbano

Publicado el en Seguros de moto por Victor Martín| Sin comentarios

Consejos-motorista-urbanoGracias a su mayor agilidad en el momento de la conducción muchos de nosotros elegimos una motocicleta para movernos por la ciudad. Aprovecha las ventajas que te proporciona este medio de transporte como la agilidad anteriormente citada y un punto de vista superior al de los demás usuarios de la vía. Pero también debes tener en cuenta ciertos aspectos para que viajes seguro. Circular por ciudad no es como hacerlo en carretera abierta. En la ciudad deberás estar en alerta constante para evitar sorpresas y mantener tu seguridad por encima de todo.

Cambiar el chip y aprender a situarse y a mirar como un motociclista es vital. Es cierto que una motocicleta es menos pesada que no un coche, pero que este hecho no te lleve a engaño. Al tener solamente dos ruedas en contacto con el suelo la fricción es menor, y por consiguiente el agarre también disminuye en comparación con los vehículos de cuatro ruedas, por lo que deberás incrementar la distancia de seguridad. Para anticiparte a lo que pueda ocurrir debes aprovechar tu punto de vista más elevado y tener así controlado el tráfico que te precede vía.

Sumado a la mayor distancia de seguridad que dejarás es conveniente que te sitúes en un lado del carril, de esta manera si no te da tiempo a parar en una frenada inesperada podrás esquivar a los demás vehículos de una manera más efectiva.

¡Cuidado con las trampas del terreno!

Los elementos de la calzada también pueden dar algún que otro susto a los motoristas. Al tener una menor estabilidad elementos como baches, alcantarillas levantadas, pasos de peatones…pueden ser peligrosos para el usuario de dos ruedas.

Evita en el mayor grado posible pasar por encima de las pinturas del terreno. Los pasos de peatones, las líneas divisorias, etc., tienen una adherencia menor que el resto de la carretera por lo que deberás evitarlas lo máximo posible, así como no abrir gas, realizar giros bruscos o frenazos cuando estés encima terreno.

Con las tapas metálicas ocurre algo parecido. Los camiones o autobuses que pasan por encima de ellas pueden dejar restos de aceite y darte un buen susto si pasas por encima de ellas a una velocidad elevada.

Entrena tu vista de profundidad para evitar todas estas trampas. Tampoco te fíes al circular cerca de un paso de peatones, incluso cuando tu semáforo esté en verde, ya que un peatón despistado puede aparecer en cualquier momento y propiciar un accidente.

¡Ojo a los vehículos que están parados!

Evita en lo máximo posible circular cerca de ellos. El motivo es que tu capacidad de reacción se disminuirá si alguien baja de repente de un vehículo estacionado. Las posibilidades de un susto de este tipo cuando se trata de un taxi se multiplican. Si no tienes otra opción que adelantar a un vehículo parado cuídate de que no sea por la derecha por lo anteriormente dicho.

Cuando te dispongas adelantar a un autobús parado ten en cuenta que un peatón puede aparecer delante de nosotros para cruzar en cualquier momento sin haberlo percibido previamente. Al igual que en el caso de los taxis, de los autobuses se sube y se baja gente constantemente por lo que sería una imprudencia el adelantarlos por la derecha.

Siempre debes estar preparado para un posible frenazo

Si circulas con un par de dedos siempre en la maneta del freno obtendrás unos segundos extra a la hora de realizar un frenazo de seguridad, lo que a la postre se puede traducir en evitar un disgusto.

Cuando llegues a un semáforo en rojo no dejes la frenada para el último momento. Si vas disminuyendo la velocidad progresivamente para evitar una posible zona poco adherente ( ya que como hemos comentado antes puede haber restos de aceite de camiones o autobuses).

En el momento de la detención busca un lateral para hacer la parada, esto ayudará a que un posible conductor despistado pueda esquivarte con mayor facilidad.

Advierte de tus intenciones con tiempo

Con unos ligeros toques a la maneta de freno los demás usuarios de la calzada advertirán mediante las luces de frenado que tienes intención de realizar una maniobra.

Hazte ver por los demás usuarios… y oír si es necesario

Las motocicletas son más pequeñas que los coches por lo que debes hacerte ver lo máximo posible. Evita los puntos ciegos de los demás vehículos para que te tengan en cuenta en su trayectoria. Si aun así siguen sin percatarse de tu presencia no está de más informarle de tu existencia con un ligero toque de bocina para alertarles y aumentar tu seguridad.

Con estas sencillas nociones podrás circular de una manera más segura por la ciudad. Con las ofertas de seguros de moto que tenemos en nuestro multitarificador y tu sentido común tendrás una protección completa.

Foto: Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>