¿Qué casco de moto es el más adecuado?

Publicado el en Seguros de moto por Lucía Berruga| Sin comentarios

Montar en moto: seguridad ante todo

Casco MotosHay pocas cosas tan importantes en la protección personal como lo es el casco de moto cuando montas sobre las dos ruedas. Si eres un motorista experimentado seguro que ya sabes la importancia de tener un buen casco y que este es la parte de la equipación en la que más cuidado hay que poner a la hora de comprar ya que, en caso de caída, la cabeza siempre, de una forma u otra, acaba golpeando el suelo.

Puede que tú ahora estés empezando en esto de las motos, pero debes confiar en nosotros y no dejarte engañar cuando te digan que en una caída de moto no siempre te golpeas la cabeza y que si no vas deprisa no merece la pena llevarlo porque no es necesario… porque quien te dice eso te está mintiendo: la cabeza siempre golpea el suelo y será el llevar un buen casco lo que te puede salvar la vida en un caso así, y, sinceramente ¿tú pondrías un precio a tu vida? Nosotros creemos que la vida no tiene precio, por lo que no lo dudes: no escatimes en dinero para protegerte cuando estés sobre la carretera disfrutando de tu gran pasión.

 

¿Qué precio sería el adecuado?

Por supuesto tampoco dejes que te engañen con el precio: que sea más caro no significa que sea el mejor o que vaya a ser más seguro, como lo que pasó hace ya unos años con el AGV Ti-Tech, uno de los más caros del mercado con un coste de 586€, que suspendió en todas las pruebas de seguridad que pasó, siendo nulo en la absorción de impactos. Por ello, y como con todo, lo más caro no es siempre lo mejor, pero lo que sí que es cierto es que un casco barato (extremadamente barato) no sirve para protegerte por lo que, por mucha homologación que digan que tenga, si no supera un mínimo gasto económico, sospecha. Lo normal (en relación calidad-precio) sería que el casco rondase los 150 euros, muchas veces sin llegar a esta cantidad.

 

El riesgo de llevar un mal casco en cifras

Moviéndote en esos márgenes de dinero especificados te asegurarás tener sobre tu cabeza una protección que evite los daños (o en el peor caso solo los reduzca) en un 85% de los accidentes, accidentes donde la velocidad no tiene que ser muy alta para que pueda ser fatal. Puede que sea duro pero está comprobado que basta con golpearse la cabeza a  más de 17 kms/h para  morir pues a esa velocidad los daños son muy graves; por lo tanto es importante asumir la realidad, que no es otra que el hecho de que lo habitual es ir con la moto a más de 30 kms/h y en estos casos las cifras son tremendas: a esta velocidad (y fijaos que tan solo son 13 kms/h más) cualquier choque con un objeto sólido y de cierta dureza como podría ser otro vehículo, un bordillo o la propia carretera supone el fallecimiento del conductor en un 98% de los casos.

 

¿Qué tipo de casco debo evitar?

Casco MotoA parte de los que te hagan sospechar por su precio sorprendentemente bajo, por muy homologado que te digan que esté, nunca compres un casco que solo evitaría que te pongan una multa, es decir, nos referimos a aquellos llamados “Calimeros” o “Quitamultas” que solo cubren la parte superior de la cabeza y cuya homologación se hizo solo para usarlos en la conducción de ciclomotores; sin embargo que se permitan para ciclomotores no significa que si conduces uno debas usar estos cascos y mucho menos si ya usas una motocicleta; no te lo recomendamos porque si puedes ir a más de 20 kms/h estás poniendo tu vida en riesgo.

Otro de los cascos que no debes comprar son los Semijet pues son cascos abiertos que no protegen la nuca y que, aunque llevan una protección plástica para los ojos y la cara, siguen dejándonos expuestos a los daños en caso de accidente.

Su hermano mayor o variante más segura, el Jet, tampoco es recomendable ya que en este caso sí que protege la nuca pero sigue siendo abierto y no protege la parte del mentón, por lo que, aunque es bastante mejor que los ya mencionados, tampoco te lo recomendamos ya que puede que te eviten morir en el impacto pero, sin duda, al no protegerte de forma completa es muy posible que no evite los riesgos que tu cara pueda sufrir durante el accidente.

Recordad que el hecho de que nunca os hayáis caído de vuestra moto no implica que no podáis hacerlo en un momento determinado, a nadie le dura la suerte para siempre y debéis prevenir antes que lamentar, por lo que si usáis estos cascos debéis ser conscientes de que más os valdría ir cambiando antes de que alguno pierda los dientes en el trayecto.

 

¿Qué tipo de casco sí debo comprar?

Los ideales son los cascos Integrales o Modulares, pero debes tener ojo con los segundos: el casco modular te permite elevar la parte delantera del casco, la que cubre el mentón, por lo que puede dejar el rostro descubierto mientras el resto sigue protegido, por lo que puede parecer una ventaja para los días de calor o de circulación urbana dando la opción de abrirlo en estos casos… sin embargo esto sería un error, ya que no se hizo con este fin y solo debe subirse cuando te detienes y te bajas de la moto. El fin máximo que tiene esta particularidad del casco modular es que permite a los médicos y personal de salvamento un mejor acceso y auxilio en caso de accidente, sin embargo también se consideran menos seguros que los integrales, ya que en caso de accidente con un fuerte golpe la parte móvil y articulada podría ceder y empotrarse dentro del caco o levantarse y dejar expuesto el rostro.

Por ello, el mejor casco que podrás encontrar es el Integral, para disfrutar de tu moto y de la carretera sin poner en riesgo tu vida este el casco ideal: un bloque completo que te asegurará protegerte en caso de accidente de la mejor forma posible sin importar la moto que tengas pues cubre orejas, nuca y tiene pantalla, además de resguardar el rostro y el mentón, es una protección casi total de la cabeza.

 

¿Qué material es el mejor en un casco?

Ten en cuenta que dependiendo del material el casco será más caro o más barato, y por ello te podrás encontrar desde cascos muy baratos tipo 50€ a cascos que pueden rondar la cifra astronómica de los 1000€. Por supuesto lo ideal es encontrar cascos intermedios en cuestión de precios, por eso creemos que unos 150€ podría ser una buena cifra. Ten en cuenta que el precio dependerá de diversos factores, destacando entre ellos la calidad de los materiales y las fibras utilizadas, así como el acolchado interior, las ventilaciones… y por supuesto, el diseño.

Sin embargo aquí nos quedamos con los materiales, ya que las fibras usadas en su composición determinarán en mayor porcentaje que el resto de factores su precio: en los cascos más baratos se usa  policarbonato o  resina termoplástica, materiales poco fiables a altas velocidades y con una vida útil de máximo 5 años, por lo que en caso de accidente son poco resistentes y podrían no protegerte.

Es por ello que, ya subiendo de precio, lo más normal en las gamas medias es encontrar fibra de vidrio, que absorbe los golpes mejor que ninguna otra fibra y además es de un precio bastante competitivo ya que permite un amplio abanico de productos, haciéndolo muy accesible o asumibles para la mayoría de los bolsillos.

Por último cabe destacar la fibra de carbono, más cara pero la más recomendable si puedes pagarla, ya que en ella destaca su ligereza y altísima resistencia, motivo por el que se usa principalmente en conducción deportiva; también está el Kevlar, muy seguro también, ya que su resistencia a la abrasión ha sido probada en los chalecos antibala con óptimos resultados, convirtiéndolo en el material de referencia para fabricar los equipos para motoristas, ya no solo en los cascos, en especial en competición.

Es por ello que la mejor opción de seguridad es la mezcla de carbono, vidrio y kevlar, aunque se suele ver más en competición que en el mercado en general debido a que, exceptuando determinadas marcas, su precio es más elevado; pero si eres aficionado a hacer muchos kilómetros  en moto, o a rodar en circuitos con una moto deportiva te la recomendamos, porque es la mejor opción por su absorción, resistencia y dureza, así como su deslizamiento natural.

 

Más cosas a tener en cuenta

No queremos alargarnos pero cuando compres un casco debes tener en cuenta ciertas cosas:

  1. Importantísimo: que esté homologado porque, aunque tampoco es una garantía ya que hay cascos homologados que podrían perfectamente no estarlo, al menos te asegurarás de que haya pasado un control mínimo.
  2. Cómpratelo nuevo y nunca de segunda mano, para asegurarte de que nunca ha recibido un golpe ya que eso haría que perdiese gran parte de su efectividad. Piensa que es mejor pagar un poco más a qué no sepas por lo que ha pasado ese casco.
  3. La talla: que te apriete un poco no es malo ya que el casco tiende a ceder con el uso, además de que no debe poder girarse ni dejar huecos libres, eso sí, sin pasarte, tampoco debe apretarte en exceso y, otro consejo, si usas gafas pruébate el casco con ellas pero aunque no las uses también debes hacerlo de cara a las gafas de sol ya que la visera debe ser transparente. Ten en cuenta que si te pruebas el casco sin las gafas luego podría producirte roces y no ser del todo cómodo con ellas, de ahí su importancia.
  4. Además de que la visera sea transparente debes asegurarte de que la visibilidad sea completa incluido por los lados, para asegurarte de esta visibilidad debes tener cuidado en invierno, ya que su mayor problema es que se empañan por la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, y aunque una buena visera debería tardar en empañarse, así como debe escurrir el agua de la lluvia y no permitir que se filtre, para que no se empañe puedes comprar sprays que ayuden a evitarlo.
  5. Debes tener mucho ojo con el tipo de cierre que tenga el casco, ya que un casco que se ajuste mal o con un cierre que se pueda soltar en caso de golpe no es un casco fiable, vamos que sería como no llevar nada. El mejor cierre es el deportivo: el de la cinta que pasa por una doble anilla y que hace que sea casi imposible que se suelte, es el más seguro aunque a algunos les puede resultar muy incómodo; otros buenos son los de las aperturas y los cierres automáticas, aquellos en los que tiras del pasador y las correas se sueltan, son los más cómodos y son fiables por completo; otro tipo de cierre son con dos botones a cada lado y una anilla tiradora; pero vamos, lo dicho, lo más importante es que, en caso de golpe, no se pueda desabrochar, así que fíjate en el mecanismo de cierre y de apertura y asegúrate de que es fiable.
  6. Por último no te olvides de la ventilación: es fundamental sobre todo para aliviar el calor en verano y para desempañar la visera, además de que evitarán ruidos, vibraciones y tirones, pues dejará pasar el aire; ten en cuenta que a más de 100kms/h un casco con una ventilación nula podría hacer que saliésemos disparados de la moto, aunque por supuesto es extremadamente raro que algún casco llegue al mercado con estas características, ya que se prueban antes (y de ahí la importancia de que esté homologado) en túneles de viento.

 

Tras tantas especificaciones esperamos haberte ayudado a elegir el mejor casco de moto para ti, y por supuesto si vas a contratar tu seguro de moto no dudes en consultarnos: desde lapoliza.com queremos garantizar tu seguridad en todo momento y por ello te asesoraremos siempre sobre las mejores condiciones y servicios del mercado, para que una vez que te enfundes el mejor casco y tu ropa de motorista solo te preocupes por disfrutar de la carretera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>