Aumenta la infección de hongos en verano

Publicado el en Seguros de salud por seguro-mas-barato| Sin comentarios

hongos veranoLos hongos de verano es una enfermedad infecciosa de la piel. Existen varios tipos: levadura que causan la candiadisis y hongos del tipo moho (dermatofitos), que son los responsables de las dermatofitosis o tiñas (la dermatofitosis, podría afectar a todo el cuerpo, incluido el cuero cabelludo o a los pies).

Los hongos, son microorganimos que pueden ser causantes de la micosis (enfermedad infecciosa de la piel) y la onicomicosis, que es la afección más común. Ésta, provoca picor en las plantas de los pies y puede agrietar la piel o causar infecciones en las uñas.

Si aparecen en las uñas, estas se levantan sobre el dedo, se ponen amarillas y se puede apreciar en su interior una especie de levadura que serían los dermatofitos, éstos acabarán con la queratina de la uña y pueden llegar a pasar al resto de las uñas.

Existen varios tipos de onicomicosis. En los casos más graves pueden aparecer motitas  verdes, la piel adquiere un color rojizo y puede doler. Para averiguar el tipo de hongo y poder actuar en función de ello, hay que realizar un cultivo  del polvo extraído al cortar la uña, el cual debe ser realizado por un médico o especialista.

Los hongos no sólo se caracterizan por ocasionar micosis y onicomicosis, sino que además pueden provocar infecciones por la habilidad de debilitar los tejidos desvitalizados.

Existen tres tipos de contagios de los hongos. El primero, y uno de los más comunes, es el contagio entre personas. Esto puede provocar grandes contagios en colegios, duchas o piscinas. Un segundo tipo, sería el contagio ocasional que se produce del  contacto con perros, gatos y conejos que nos infectan. El último tipo de contagio, se produce a través del suelo.

En verano es más común el contagio debido al calor y la humedad que son las condiciones ideales para su reproducción.

Aunque hay que tratar cualquier infección por hongo, sólo los casos de infección de hongos más graves nos pueden ocasionar más quebraderos de cabeza, por ello es recomendable acudir al médico para que diagnostique el tipo de hongo del que se trata y el tratamiento más eficaz a seguir. Los seguros de salud, nos garantizan que será un especialista el que nos atienda y podemos así evitar futuras complicaciones. Cuando se trata de una infección fuerte y dolorosa es necesario aplicar medicamentos orales y de carácter tópico simultáneo.

Después de haber sido contagiados por hongos, es importante cuidar la higiene. Hay que lavar con frecuencia la zona, “aislarla” para evitar el contagio al resto y secarnos bien. El tratamiento puede ser prolongado, por lo que se requiere paciencia y constancia a la hora de aplicar los productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>