Consejos para disfrutar de un verano saludable

Publicado el en Seguros de salud por Lucía Berruga| Sin comentarios

Protección SolEste sábado da comienzo el mes de agosto y aunque ya llevamos unas cuantas semanas aguantando el calor y con el verano más que encima, no queríamos dejar de darte la guía definitiva para cuidar tu salud en estos días, para que te asegures pasar con sobresaliente lo que queda del verano.

Es por ello que vamos a darte algunos consejos que sin pretender ser una biblia para ti, esperamos que te hagan cuidarte como te mereces para disfrutar de tus vacaciones. Lo principal, como ya te puedes imaginar, es tener una buena alimentación e hidratarse correctamente; pero también es muy importante tener constancia en las horas del sueño para tener un verano saludable, ya que con el calor se descansa peor y el cuerpo sufre con los cambios de temperatura, por lo que mantenerlo lo más descansado posible es siempre lo ideal.

Seguir unas pautas estrictas en verano es muy importante ya que el calor puede producir desmayos, además de deshidratación y jaquecas, así como graves golpes de calor que pueden acabar en tragedia. Por ello, aunque es posible que lo que te vamos a contar te suene pues todos en mayor o menor medida conocemos y practicamos este tipo de hábitos de prevención, debes siempre protegerte para sobrellevar lo mejor posible los altos grados del verano.

 

Comida y bebida

En verano debes tener cuidado con lo que ingieres ya que hay comidas que harán que en verano te sientas más cansado y pesado. Por ello se recomiendan comidas ligeras como ensaladas de pasta o vegetales, yogures, fruta, carnes o pescado para recuperar sales minerales y vitaminas; comidas frescas evitando las grasas saturadas y las proteínas animales, manteniendo los hidratos de carbono que generan una absorción lenta y permiten mantener una buena dieta equilibrada. Algo que tampoco deberías ingerir en verano son alcohol o excitantes como el café, los expertos recomiendan no hacerlo o hacerlo con moderación, destacando los zumos y las bebidas frescas durante todo el día.

Por supuesto guarda en el frigorífico los alimentos y evita su exposición a la temperatura ambiente para evitar que aparezcan gérmenes o bacterias que puedan dañar tu salud o la de los tuyos; es importante por tanto que pase el menor tiempo posible entre la preparación de la comida y su consumición, especialmente si la comida preparada contiene huevo.  Otro consejo en la misma línea es  que si, por ejemplo, tienes que descongelar comida lo hagas dentro de la nevera y no a temperatura ambiente, y por supuesto si vas a cocinar con huevo prepara la comida lo más cerca posible de la hora a la que vayas a comer.

Y no esperes a tener sed para beber agua, una buena hidratación es fundamental para rendir bien y tener buena salud en verano.

 

Protégete del sol

Cuida tu piel, así como si fuese una cita de la biblia, por encima de todas las cosas haga sol o esté nublado; que no te importe cómo esté el cielo o no sentir los rallos del sol sobre tu piel para protegerte porque si es verano y hace calor, aunque haya nubes de por medio, los rallos ultravioletas penetran igual y pueden causarte problemas de salud.

Las pautas para cuidar nuestra piel de forma adecuada son no tomar el sol entre las 10:00 y las 16:00 horas, echarnos crema media hora antes de la exposición sola y repetir el proceso cada media hora que estemos expuestos al sol, así como después de habernos bañado; si tienes cicatrices ten especial cuidado y échate una protección de 50, al igual que en las zonas en las que tengas tatuajes. Otras pautas a tener en cuenta son la protección labial y llevar sombrero para evitar los golpes de calor por una exposición continua al sol.

Ten en cuenta además que la protección de tu piel depende también del tipo de melanina que esta contenga, pues no todas son iguales. Así te hacemos un listado de tipo de protección recomendada por tipo de piel:

  • Piel de tipo I: son pieles muy claras, casi albinas, acompañadas generalmente de pecas y de ojos claros. Si este es tu caso debes usar una protección muy alta, con un IP recomendado de 50+
  • Piel de tipo II: son pieles también bastante claras, acompañadas de pelo rubio o pelirrojo y de ojos azules o claros. Si es tu caso te recomendamos una protección con un IP recomendado de entre 30 y 50
  • Piel de tipo III: son pieles blancas pero con pigmentación, por lo que son ligeramente morenas y se acompañan de ojos y pelo castaño u oscuro. La protección que se recomienda es media, con un IP entre 15 y 30
  • Piel de tipo IV: pieles negras o morenas características de los latinoamericanos, africanos, indios, etc. Si es tu caso necesitarás una protección baja, pero igualmente no olvides protegerte; el IP recomendado es <10

Estos son los IP recomendados para los tipos de pieles, aunque si ves que con el factor recomendado te sueles quemar súbelo, siempre es mejor que sobre protección a que falte; y tengas el tipo de piel que tengas después de la exposición solar debes ducharte con agua fría y utilizar un aftersun o crema hidratante.

 

Descansa adecuadamente

La llamada higiene del sueño es muy importante y engloba varios factores que hacen que el descanso sea el adecuado; estos factores son tener un dormitorio agradable con colores suaves que permitan la relajación, así como que sea silencioso y tenga una adecuada iluminación y temperatura. Estos factores son importantes a lo largo de todo el año, pero además en verano debes tener en cuenta algunas otras medidas como es acondicionarlo para que mantenga las características ya destacadas. ¿Cómo podemos hacerlo? Pues muy fácil: cerrando las ventanas y teniendo las cortinas echadas para que cuando de él sol esté sobre ellas no penetre directamente en la habitación aumentando la temperatura. Si el calor es excesivo puedes bajar directamente las persianas para proteger la habitación y por las noches abrir las ventanas para que la casa se ventile y entre la brisa de la noche (si es que la hay).

Si tienes un ventilador o aire acondicionado también te puede ayudar a dormir en las noches muy calurosas, pero debes de tener cuidado para no quedarte frío y resfriarte, además del gasto energético que supone.

 

Hemos reunido los consejos más importantes para que pases el verano que te mereces, esperamos haberte echado una mano a mejorar tus hábitos de salud en esta época del año en que tanto calor hace; pero si quieres estar siempre protegido y asegurarte una salud que esté lo mejor cuidada posible puedes contratar un seguro de salud. Desde Lapoliza.com te ofrecemos una amplia gama de seguros para que puedas elegir el que mejor se ajusta a ti, deja que te asesoremos y asegúrate una salud de hierro.

 

Foto Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>