Depresión Navideña

Publicado el en Seguros de salud por Ana Roca| Sin comentarios

depresionLos que mejor se hayan portado quizá hayan tenido la suerte de encontrarse a tres señores barbudos en el salón de su casa -aunque tal y como están yendo las cosas últimamente, puede que el tema ‘regalos’ haya dejado de depender exclusivamente del comportamiento ejemplar-. En cualquier caso, la visita de toda la Corte de Oriente, con los camellos, los pajes, algún duendecillo hereje de Papá Noel que se haya cambiado bando y la Reina Maga que se ha colado este año en algunos hogares, sólo puede significar dos cosas: que todavía vamos a coger un par de kilillos más gracias al roscón (nos vamos a enemistar definitivamente con nuestra salud), y que irremediablemente, nos toca volver de nuevo a la rutina.

¿Triste en Navidad?

Pero para muchas personas, esto no es tan malo como pueda parecer. De hecho, hay un importante sector de la población que agradece reencontrarse con su día a día y poder despedirse, por fin, de celebraciones, familia pesada y regalos que sólo sirven para ser devueltos entre las mareas de gentío de las rebajas. Y todo ello debido a una enfermedad que es más corriente de lo que pensamos: la depresión. Sólo en España hay entre 1,2 y 1,5 millones de personas que padecen este problema de salud, aunque se estima que en un 35% de los casos no se llega a diagnosticar.

Cómo prevenir la depresión

Tu salud te agradecerá que dediques unos minutitos de tu ajetreada vida a reflexionar sobre cómo puedes mejorar tu estado de ánimo. Son cosas muy sencillas que no te llevarán mucho tiempo, y seguro que te ayudarán:

  • No te engañes pensando que la Navidad y el Año Nuevo son la solución a todos tus problemas – de salud, emocionales, económicos (a no ser que hayas sido el último ganador de la Lotería) judiciales, zoofílicos, cavernícolas, estrambóticos, rimbombantes- que el año ha cambiado, pero la vida sigue, y sigue estando en tu mano ser feliz.
  • Aprovecha la felicidad que se respira en estas fechas y contágiate de la ilusión para volver a sentirte como un niño (esto no garantiza el salón lleno de regalos en Reyes)
  • No dejes la puerta (de tu salud mental) abierta a los malos pensamientos -que en esta época hace mucho frío y se escapa el gato- y concéntrate sólo en lo que te haga sentir bien.
  • No te agobies por las prisas de las compras navideñas de última hora. Además, no tienes excusa: si los pajes y los Reyes no se agobian, ¿por qué ibas a hacerlo tú?

La salud es lo primero

Así que ya sabes, siguiendo estos pequeños consejos, seguro que consigues ir mejorando poco a poco. Pero ten en cuenta que esto es como lo de ir al gimnasio: no vale borrarse en enero, y en agosto lloriquear cuando nos toca enfrentarnos al bikini. La salud mental también hay que regarla, cultivarla, darle calor y prestarle atención de manera constante, para que en primavera – y en todas las épocas del año- pueda florecer en todo su esplendor. Y entonces – pero sólo entonces, cuando estemos al 100% de nuestra salud mental- podemos darnos un caprichito y comprarnos la maceta más bonita que encontremos (o de entre las 10 mejores, la que entre dentro del presupuesto). Pero no olvides que, para verse bien por fuera, primero hay que sentirse bien por dentro.

Y como en lapoliza.com queremos que te olvides de depresiones y recuerdes cómo es eso de sonreír (eso que la gente no hace muy a menudo pero que es bueno para la salud), tenemos los mejores seguros de salud a tu disposición. Para que no tengas nada de lo que preocuparte, y recuperes la alegría de vivir.

Foto Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>