Cómo nadar para evitar problemas de espalda

Publicado el en Seguros de salud por Lucía Berruga| Sin comentarios

Nadar bienEstar en forma es muy importante para la salud, pero saber qué tipo de ejercicio debes hacer es más importante aún ya que no es igual uno que otro, así como el tipo de deporte, ya que hay deportes de carga donde el cuerpo debe estar en tensión para poder realizar el ejercicio y otros de descarga donde el cuerpo en vez de cargarse en cada ejercicio lo libera y lo relaja.

Uno de esos deportes de relajación es la natación, muy recomendado en general por los médicos por ser uno de los deportes más completos y sanos que hay… sin embargo no es oro todo lo que reluce: este deporte puede ayudar a prevenir o a mejorar lesiones pero hay que saber cómo hacerlos bien.

La natación se basa en diferentes estilos y por lo tanto, según el tipo de problema de espalada que tengas, deberás realizar uno u otro. Por ejemplo, uno de los estilos más duros de la natación y que para nada se recomienda si tienes algún problema de espalda es el estilo mariposa, ya que la postura que hay que adquirir para realizarlo genera una curvatura de la columna vertebral que no es para nada beneficioso y, que además (y especialmente si no se hace de la forma correcta), puede generar lesiones en el llamado manguito de los rotadores, que es el conjunto de músculos y tendones que dan estabilidad al hombro.

Os vamos a contar, según tipo de problemas de espalda que se tengan, qué ejercicios son buenos y cuales podrían causarte más daño:

Problemas en las cervicales

Si tienes este problema se recomienda el estilo de crol, de espalda y, sobretodo de braza. El estilo de braza sobretodo ayudará a tu espalda en el caso de que necesites rectificar algún tipo de lesión. Respecto al estilo crol en estos casos puedes nadar con la cabeza fuera y a espalda con la barbilla cerca del pecho para mantener la espalda recta y así ayudar a mejorar la hiperlordosis (un incremento de la curvatura de la columna vertebral que puede afectar a la zona cervical, dorsal o lumbar).

Si sufres Hipercifosis

La Hipercifosis consiste en el aumento de la concavidad anterior de la columna dorsal, por ello te recomendamos que nades a crol pero solo con la cabeza fuera, no la sumerjas, para evitar así que haya una hiperextensión cervical  (más conocido como el latigazo cervical, que es cuando se produce una lesión de los tejidos blandos del cuello a raíz de una sacudida repentina o un “movimiento súbito” de la cabeza). En estos casos también se recomienda nadar a espalda pero con la barbilla alejada del pecho.

Si padeces de algún tipo de patología lumbar

En estos casos se aconseja nadar a crol con la cabeza hacia dentro. Si por ejemplo padeces hiperlordosis lumbar los estilos que deben predominar en tu ejercicio son los de espalda y los de braza en vertical para evitar los movimientos bruscos e innecesarios.

Con problemas de hombro

Si sufres de problemas en los hombros olvídate del crol y la espalda y céntrate en la braza, ese es el ejercicio que te ayudará a fortalecer la musculatura en torno al hombro y que además evitará que lo fuerces mientras lo entrenas.

 

Esperamos haberte echado un mano con esos problemas de espalda, pero te recordamos que la mejor manera de protegerla es contratando un seguro de salud que te pueda diagnosticar a tiempo cualquier tipo de problema de salud y te ayude a tratarlo. Desde Lapoliza.com te ayudaremos con esto cuando lo necesites, ya que te asesoramos antes, durante y después de la contratación de tu seguro, así que si quieres conseguir el mejor blindaje de salud contacta con nosotros, te ayudaremos encantados.

 

Foto Flick 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>