Enfermedades mentales asociadas a la ansiedad

Publicado el en Seguros de salud por Lucía Berruga| Sin comentarios

Enfermedades-ansiedadCuando hablamos de cuidar nuestra salud no estamos hablando solo de salud física, hay otras enfermedades que afectan a la mente y que,por tanto, están íntimamente relacionados con la salud mental. En Lapoliza.com, como especialistas en ofrecerte los mejores seguros de salud, queremos que estés siempre al 100%, por eso, en artículos como el de “Trastornos de salud: Bipolaridad” tocamos temas tan delicados como este.

Hoy vamos a seguir en la misma línea y a hablarte sobre la ansiedad y las enfermedades mentales que están asociados a ella, ya que la ansiedad genera una serie de trastornos mentales que surgen ante altos niveles de una angustia que perdura en el tiempo. Estos trastornos son:

Ataques de pánico

También se le conoce como crisis de ansiedad y se caracteriza porque la persona afectada por este trastorno sufre ataques repetidos y súbitos de terror a pesar de que no haya elementos externos que lo provoquen. Este episodio de miedo es muy intenso y repentino, y suelen ir acompañados de un fuerte estado de ansiedad así como síntomas físicos como palpitaciones, taquicardia, escalofríos, mareo o temblores). Puede ser algo puntual pero si la crisis de ansiedad se repite es entonces cuando se denomina trastorno de pánico.

Agorafobia

El ataque de pánico puede ir relacionado o no con la agorafobia, un trastorno mental que se produce debido a un miedo inexplicable a determinados espacios o situaciones. La persona reacciona ante estas situaciones con un ataque de pánico o una crisis de ansiedad, ya que perciben que no pueden escapar de esa situación. Generalmente estos dos transtornos van juntos, y una gran multitud de gente, tiendas, viajar en tren o en metro, entrar en túneles, ascensores, puentes, etc. provocan un miedo en estas personas haciendo que no puedan realizar actividades tan sencillas como cruzar un puente si no van acompañados de otra persona.

Fobia social

También conocido como Trastorno de ansiedad social (TAS), esta enfermedad deriva de un trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo intenso ante otras personas por si sucede una situación humillante delante de ellas que lleve a que estas le juzguen negativamente. Es la timidez y la falta de autoestima llevada al extremo, ya que tienden a sentirse inferiores e inaceptables, lo que les produce pánico a dicha situación y acaban desarrollando esta fobia que se puede dar en situaciones concretas como hablar o comer en público, así como en la gran mayoría de situaciones sociales. Es el trastorno de ansiedad más común.

Trastorno de ansiedad generalizada

Este trastorno se caracteriza porque sus enfermos tienden a obsesionarse por varias cosas a la vez, por lo que la forma de diagnosticarla es porque desarrollan un patrón de preocupación constante y persistente sobre elementos diversos como la limpieza doméstica, la economía, el trabajo, la familia, etc. Se extiende a lo largo del tiempo y se puede detectar porque también va asociada a síntomas físicos como tensión muscular, insomnio, falta de concentración o fatiga.

Fobia específica

Se da ante situaciones específicas y concretas: ver sangre, montar en tren, algunos animales, etc. Situaciones que provocan que, en aquellas personas que padecen este trastorno, se genere un miedo intenso. Se puede dar incluso sin que la situación se llegue a plantear, de manera anticipada o ante la posibilidad de verse en esa situación los que padecen fobia específica sufren ataques de ansiedad ante esta perspectiva.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Como la agorafobia o la fobia social este trastorno es un trastorno de ansiedad donde priman los pensamientos intrusivos y persistentes (más conocidos como obsesiones) sobre ciertas situaciones que llevan a las personas a realizar comportamientos repetitivos (también conocidos como rituales) para intentar reducir la ansiedad, inquietud, la tensión y temor que sienten. Hay conductas o rituales específicos que se suelen repetir en las personas que padecen este trastorno como revisar las cosas repetidamente, contar cosas, lavarse las manos de forma repetida; también pueden llegar a preocuparse por mantener siempre un orden específico y por almacenar objetos de forma compulsiva porque son incapaces de deshacerse de ellos.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Este trastorno suele surgir de un acontecimiento vivido por la persona en la que ha sufrido una situación en la que se han dado unos traumas físicos o psicológicos (o ambos a la vez) que le han producido un miedo muy intenso. Esta situación suele ir asociada con daños físicos graves o a la amenaza de los mismos (incluida la amenaza de muerte) de uno mismo o de otros. Ante acontecimientos que son altamente estresantes como los que sufren excombatientes de una guerra o aquellos que han vivido una agresión sexual (por ejemplo), las personas reaccionan asustándose con mayor facilidad, se paralizan o pierden el interés por las cosas que antes le gustaban, pudiendo volverse más agresiva. El mayor problema es que suelen revivir el trauma durante el día convirtiéndolo en un bucle del que no pueden salir, o durante la noche con pesadillas constantes.

 

Lo mejor ante estos trastornos es (tanto si eres paciente como cuidador) tener mucha paciencia y un buen equipo médico detrás para poder ayudarte a lidiar con los peores momentos de la enfermedad. Por eso cuenta siempre con los profesionales de Lapoliza.com: te asesarán antes, durante y después de la contratación de tu seguro de salud.

 

Foto Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>