Problemas de visión en la infancia

Publicado el en Seguros de salud por Victor Martín| Sin comentarios

Vista-niñosVarios son los factores necesarios para que tú y los tuyos disfrutéis de una buena salud. Lo primero es contar con un buen seguro de salud, como los que te ofrecemos en nuestro multitarificador de lapoliza.com; otro es estar atento y anticiparse a cualquier indicio de que algo no va como debería ir normalmente.

Los problemas de visión en los más pequeños de la casa son algo común en edades tempranas. Para evitar consecuencias mayores es conveniente que se vigile su comportamiento en tareas como leer, dibujar, sentarse delante de una pantalla… tanto por los padres como por el pediatra o los maestros del pequeño.  Los problemas visuales pueden causar que el pequeño tenga problemas de aprendizaje y conductuales en clase.

Nuestras energías deben dirigirse a encontrar trastornos visuales tales como:

  • Estrabismo

    Es uno de los problemas más fáciles de detectar ya que el eje visual de uno de los ojos se desvía parcialmente. Esta pérdida del paralelismo se da en cuatro de cada cien niños (puede aparecer en el nacimiento o a los 3 o 4 años de edad)  y es de especial importancia el detectarlo precozmente para que el problema no afecte a la vida adulta del  niño.  En el caso de recién nacidos y hasta los seis meses es muy que el niño presente un ligero grado de estrabismo al no tener los músculos oculares totalmente desarrollados. A partir de esta edad es importante realizar un seguimiento para evitar daños futuros.

  • “Ojo Vago”

    Se caracteriza por una pérdida de la agudeza visual de uno o de los dos ojos a la vez. La ambliopía, nombre técnico de esta deficiencia visual, es causada por una estimulación visual del cerebro errónea. El período crítico para su detección se da durante los 2 y 4 años de edad. Debe ser una de las prioridades a detectar, ya que si este mal se prolonga en el tiempo corre el riesgo de volverse irreversible.

  • Trastornos de refracción

    En este caso es la agudeza visual la que se ve mermada, ya que los rayos de luz inciden de una manera anormal en la retina. Los más comunes son miopía (dificultad para ver los objetos lejanos), hipermetropía (dificultar para ver los objetos cercanos que provoca un esfuerzo extra a la hora de enfocar) y astigmatismo (producido por una curvatura imperfecta de la córnea, en la que los objetos tanto lejanos como cercanos se visualizan borrosos).

  • Alteración en la percepción de los colores

    El término profesional es “discromatopsias”. Uno de los principales ejemplos es el daltonismo. En este caso no hay un tratamiento específico, en cambio sí es bueno para un futura orientación profesional del sujeto.

Importancia clave en el seguimiento del niño para su detección

Como hemos comentado en el principio del artículo es imprescindible un seguimiento a tres bandas por parte de los padres, de los profesores y del pediatra. Se debe prestar especial atención a indicios tales como: acercamiento de los objetos, evaluar si el niño tuerce los ojos en el enfoque, tiene dificultad cuando lee o escribe, si muestra signos de lagrimeo o enrojecimiento de los ojos al forzar la visión, confusión de colores con más de 4 años de edad, problemas de atención o de los procesos de lectoescritura, etc…

Como hemos apuntado varias veces a lo largo del artículo el mejor ataque para evitar este tipo de errores visuales es una correcta prevención a tres bandas entre los padres, profesores y pediatras.

 

Foto: Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>