Ser pesimista es malo… o no

Publicado el en Seguros de salud por Aída Holguera| Sin comentarios

pesimista-pesimismo-malo-salud-buenoHay días buenos, días malos, días mejores o peores. Hay mañanas que te levantas mosqueado con el mundo como hay mañanas que te levantes con el ímpetu y las ganas de comerte el mundo. El humor cambia y varía, pero también hay personas que tienen como algo innato el pesimismo o el positivismo arraigado fuertemente a su ser.

Hemos leído mucho sobre cómo afecta el pesimismo y el mal humor a nuestra salud, pero… ¿siempre es malo? ¿Solo tiene efectos negativos? Varios estudios entrechocan en esto, ponemos algunos para que seas tú mismo el que decida si prefieres seguir viendo el vaso medio vacío o prefieres llenarlo.

Efectos negativos

El pesimismo parece ser, según recientes estudios de la revista ‘BMC Public Health’, un fuerte factor de riesgo de muerte por cardiopatía coronaria (CHD, por sus siglas en inglés).

Se ha descubierto que las personas con altos niveles de pesimismo registran un mayor riesgo de mortalidad relacionado con problemas cardíacos que junto con otros factores como la diabetes, hipertensión y tabaquismo suman las posibilidades de mortalidad.

Las personas pesimistas tienen un riesgo de 2,2 veces mayor de morir por CHD que las optimistas, esto se demuestra gracias al estudio que analizó a 2.267 hombres y mujeres. Los investigadores del Departamento de Psiquiatría del Hospital Central de Päijät-Häme (Finlandia) descubrieron que los altos niveles de pesimismo se relacionan con la salud cardíaca, con temas como la inflamación, aunque también reconocen que la conexión entre riesgo de muerte por enfermedad coronaria y optimismo y pesimismo son relativamente escasos.

Efectos positivos

Se nos ha hecho creer que ser optimista es la única manera de llegar a ser felices, tener éxito y buena salud, pero oye, esta idea podría estar equivocada.

Recientes investigaciones por parte de la Universidad de Nueva Gales del Sur han publicado que “nuestros constantes cambios de humor son un instrumento que sirve para dar forma a nuestras estrategias cognitivas y emocionales”, con esto quiere decir que tener mal humor o ser pesimista cumple también su función y a veces, son sentimientos positivos para la realización de algunas tareas.

Por ejemplo, el mal humor hace que te concentres más y estés más atento de lo que ocurre alrededor tuyo. Experimentos afirmaron que la gente que está triste o enfadada suele incorporar menos detalles inventados a la narración de una situación que si está feliz, esto quiere decir que el mal humor hace que los recuerdos se graben de manera más precisa, entonces, el pesimismo mejora nuestra memoria.

Los mismos estudios han demostrado también que te hace menos ingenuo, esto se explica de manera que cuando estás de mal humor o más pesimista eres más detallista y estás más concentrado, haciendo que aumente la capacidad para detectar si una persona te engaña.

Respecto a las relaciones con otras personas tendemos a creer que las personas pesimistas o con mal humor son más desagradables, pero la verdad es que esto no es cierto, si no que estas personas son más cuidadosas, atentas y educadas. Las personas optimistas suelen ser más directas y asertivas, pero aunque esto no es malo, hay algunas situaciones en las que esta actitud pueda resultar demasiado atrevida.

Según diversas investigaciones se ha constatado que, aunque parezca extraño, las personas  con peor humor son más respetuosas con las normas morales y tienen una propensión mayor a alcanzar un consenso. El optimismo puede aumentar tu egoísmo, y el pesimismo hacerte más equitativo y justo.

Por último, y para rematar, se ha demostrado que la gente con mal humor es más persuasiva e influyente que la feliz. ¿Por qué? Cuando estas triste la empatía aumenta y con ella, la capacidad de convencer a las personas para que miren desde tu punto de vista.

Todo esto se resume con la famosa frase de Aristóteles “en el término medio esta la virtud”, no hay que ser pesimistas, pero tampoco te pasará nada malo por serlo, aunque eso, claro, lo dejamos a la elección de cada uno. Lo que sí es importante es tener un seguro de salud que te cubra ante los daños reales, para eso compara siempre y contrata las mejores coberturas desde nuestra página web lapoliza.com o llamando al 911 33 70 66, ¡te esperamos seas pesimista u optimista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>