Smartphones: la droga del siglo XXI

Publicado el en Seguros de salud por Ana Roca| Sin comentarios

nomofobiaEn una época en la que vivimos asediados por las preocupaciones y no tenemos tiempo ni para respirar, son las reparaciones del coche, el cole de los niños o cómo podremos llegar esta vez a fin de mes, las pequeñas cosas que nos roban el sueño. Sin embargo, hay algo que se escapa a nuestra atención, y es precisamente ahí donde reside su fuerza: la nomofobia.

¿Qué es nomofobia?

La nomofobia es una nueva – y todavía no declarada- enfermedad que consiste en la adicción al teléfono móvil. Se trata de un trastorno que sufre, sin saberlo, al menos la mitad de la población. El término procede del anglicismo “nomophobia” (“no-mobile-phone-phobia”) y su principal efecto es un miedo compulsivo e irracional a estar separado del móvil. Esta dependencia psicológica a la reciente tecnología provoca en quien la padece una infundada sensación de incomunicación y aislamiento cuando no dispone del teléfono móvil, aún estando rodeado de gente. Irónicamente, cuanto mayores son las posibilidades de comunicación, más solos nos sentimos.

¿Estamos todos igual de expuestos o hay factores de riesgo?

La tecnología es una droga que puede atrapar entre sus redes a cualquiera. Según las estadísticas, un 77% de la población española es adicta al móvil. Sin embargo, son los jóvenes los que corren un mayor riesgo de padecer nomofobia, llegando hasta un 29% en los menores de 24 años. El colectivo femenino es más susceptible de engancharse al fenómeno smartphone, y es más habitual que ocurra en las comunidades de Extremadura, Madrid o País Vasco. Pero aunque no pertenezcas a ninguno de estos “grupos de riesgo”, no bajes la guardia, te enfrentas a un enemigo muy inteligente.

¿Y cómo sé yo si soy un adicto? Síntomas y pautas de conducta

Dormir con el móvil encendido. Despertarse y mirarlo inmediatamente. No despegar los ojos de la pequeña pantalla durante horas. Rezar porque no se acabe la batería. Llevarlo encima en todo momento. ¿Te suena? Podría ser la descripción de cualquier día de cualquiera de nosotros. Quizá parezcan detalles sin importancia, pero estos pequeños indicios son los que deben advertirnos de que estamos al borde del precipicio que nos empuja hasta nuestra incomunicación.

Priorizar la vida virtual sobre la real. Ignorar a nuestros acompañantes físicos porque nos interesa más lo que está ocurriendo en la red. Consultar el móvil en clase, en el coche o en el trabajo. Ojo, si hemos llegado a este punto, es momento de preocuparse. Esto sólo puede acarrear sensación de ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago. ¿Y qué significa eso? Que, lamentablemente, sí, somos unos adictos.

Está bien, soy adicto. ¿Qué hago?

El primer paso es darse cuenta del problema. El segundo, querer solucionarlo. Y para eso, sólo hay una manera: jugar en la vida real, no vivir en un juego virtual. Hay muchas cosas ahí fuera que merece la pena sentir, y eso no se puede hacer a través de una pantalla.

 

En Lapóliza.com no tenemos –todavía- la fórmula para arreglar el mundo, lo que sí tenemos es la mejor cobertura para las cosas importantes. Así que si te preocupas por tu salud tanto como lo hacemos nosotros, acepta un consejo: ¡Desengánchate del móvil, y enchúfate a la vida!

 

Foto Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>