Suplementos vitamínicos a prueba: ¿son beneficiosos para la salud?

Publicado el en Seguros de salud por Victor Martín| Sin comentarios

Complejos-multivitamínicosHoy en nuestros artículos relacionados con seguros de salud os traemos la controversia entre la comunidad científica y la industria que crean la proliferación de compuestos vitamínicos.

Cuando entramos en la vorágine diaria de madrugones, atascos, llevar a los niños al colegio, jornadas interminables de trabajo…nuestra salud, como es normal, se resiente.  Para calmar esa ansiedad por llevar una vida sana y movidos por la falta de tiempo, muchos de nosotros nos apoyamos en complejos vitamínicos para satisfacer las supuestas carencias de nuestro organismo. Es normal encontrar en televisión multitud de anuncios de productos con capacidades antioxidantes, energéticas, relajantes pero… ¿son efectivos este tipo de productos?, y los más importante ¿son realmente beneficiosos para nuestra salud?

Años 80: fiebre por los complejos multivitamínicos

A finales de los años 80 se comenzaron  a estudiar los efectos de las vitaminas antioxidantes en el ser humano. El resultado obtenido fue  que este tipo de vitaminas ejercían una acción protectora contra enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Estos resultados derivaron en una marea de consumo de este tipo de productos que no tardó en extenderse por todo el mundo occidental.

Arrastrados por esta corriente no era extraño encontrar a individuos que, aun desconociendo su estado nutricional de partida, ingerían sin control alguno este tipo de vitaminas protectoras, sobre todo las antioxidantes A y C.

Realidad actual de este tipo de productos

Consumo

En el podio del consumo mundial de este tipo de productos se encuentran los norteamericanos según apunta una encuesta del año 2009, en la que un  53 por ciento de los participantes aseguraron consumir vitaminas para compensar las carencias de su dieta. En el viejo continente la cifra desciende hasta un 30 por ciento de los encuestados. España es uno de los países con un consumo más bajo, alrededor de un 13 por ciento, según un estudio publicado por Nielsen.

Comunidad científica e industria: dos posturas enfrentadas

En la actualidad los complejos vitamínicos disfrutan de una imagen muy relacionada con la preocupación por la salud o por un estilo saludable (ideas promovidas por la industria). Nada más lejos de la realidad, según los expertos en el tema, mucho de los consumidores toman este tipo de productos para cubrir una carencia derivada de una mala alimentación.

La cuestión principal no es si la gente necesita vitaminas, sino si la cantidad necesaria se puede obtener mediante una dieta variada y equilibrada. Esta cuestión es la que crea una mayor discrepancia entre la comunidad científica y la industria especializada; los primeros aseguran que con una buena alimentación rica en frutas y verduras se cubren las necesidades vitamínicas en el ser humano. Mientras tanto la industria defiende la postura basada en que los alimentos no contienen suficientes vitaminas  y, por ende, se necesitan mayores cantidades.

Peligrosidad de un exceso vitamínico

Las vitaminas son nutrientes básicos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, eso está claro. Sin embargo, una ingesta excesiva de las mismas durante un período prolongado de tiempo puede acarrear que los efectos supuestamente beneficiosos anteriormente citados se vuelvan en contra del consumidor.

Dos de los estudios que apoyan esta teoría son el relazado por los investigadores de la ciudad de Minessota durante 2011. En dicho estudio se evaluaron los perfiles de 39.000 mujeres mayores obteniendo como conclusión una mayor tasa de mortalidad entre las que consumían suplementos vitamínicos. En otro estudio anterior, que data de 2008, se evaluaron a 230.000 personas y descubrieron que los suplementos incrementan el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Conclusión

La ingesta de complementos vitamínicos no debe en ningún caso sustituir a una dieta equilibrada en la que obtenemos todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo.

Sin embargo, hay ocasiones en las que el organismo necesita un aporte extra de vitaminas como puede ser para personas en etapas de crecimiento, embarazo o lactancia, mujeres post-menopaúsicas y en la vejez. Todos estos aportes extra de vitaminas deben ser evaluados y prescritos por un profesional, ya sea médico, farmacéutico o nutricionista y nunca, reiterando la idea, como sustituto de una dieta sana y equilibrada.

 

Foto: Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>