Prepara tú mismo los tentempiés para toda la familia

Publicado el en Seguros de salud por Victor Martín| Sin comentarios

snacks_trabajo_colegioSeguro que os sentís identificados con esta situación: son las siete y media de la mañana, los niños siguen en pijama, te tienes que dar una ducha de menos de tres minutos, se te han quemado las tostadas y no te va a dar tiempo a preparar algo para comer a media tarde o a media mañana. Piensas que si te das prisa tienes tiempo de sobra para realizar las tres primeras tareas y que el picoteo entre comidas se puede solucionar comprando cualquier cosa en una máquina de vending…¡MAL! Con un poco de organización puedes prescindir de acudir a estos alimentos industriales y ahorrarte unos eurillos, que sumándolos día a día se convierten en un dinero importante.

Toma nota de nuestros consejos y ponlos en práctica, lo notarán los tuyos y tu bolsillo también y solo te costará cinco minutos al día.

Primer paso: organización previa

Reserva un rato del fin de semana para acercarte al mercado más próximo y comprar los ingredientes que vas a necesitar. Haz una lista para perder el menor tiempo posible e ir directo a por lo que quieres, sin contaminarte con ofertas y productos innecesarios.

Compra pan de molde de calidad, si puede ser integral o multicereales mejor que mejor, embutidos (opta por  jamón de york,  pechuga de pavo,  lomo o el jamón serrano…la mortadela con aceitunas no es la mejor opción), queso, fruta de temporada, algo con chocolate (el cacao te proporcionará un extra de energía), frutos secos (nueces, almendras, avellanas…) o barritas de cereales… En la lista de la compra no puede faltar un lote de fiambreras o un  paquete de bolsas de plástico lo suficientemente grandes para que quepa una ración de estos snacks.

Tenlo todo colocado en el refrigerador para que el domingo solo tengas que planificar la semana.

 

Segundo paso: reserva un rato del domingo para planificar la semana

Tendrás suficiente con 20 minutos o menos.  Separa en raciones individuales el menú de snacks que tengas pensado. Los sándwiches necesitan prepararse el mismo día en que se van a consumir para que se encuentren en un estado óptimo. Para lo demás puedes ir separando en bolsitas e ir colocándolo en la nevera para que el día en que se vayan a consumir solo haya que abrir el refrigerador y coger la bolsita. Calcula los menús que vas a necesitar, con las personas que sois y por cinco días de la semana. Los alimentos que no necesiten refrigeración, como por ejemplo las onzas de chocolate, puedes dejarlas en un sitio visible para que estén a mano en el momento de salir de casa (cuidado con caer en la tentación, ¡ese chocolate es para comerlo en el trabajo o en el recreo!).

El momento de planificar el menú semanal es idóneo para involucrar a los niños, así mientras se divierten colaboran en las tareas de la casa.

Tercer paso: últimos retoques diarios

Cada mañana solo necesitas un par de minutos para finiquitar el menú: hacer los sándwiches, coger los alimentos separados en bolsitas del refrigerador y añadir los que no necesiten frío.

Además de la ventaja económica que supone, tú y los tuyos disfrutaréis de alimentos entre horas que habréis elegido vosotros mismos.

La preparación de los menús semanales en casa es un magnífico método para ahorrar. Para seguir ahorrando entra en nuestro multitarificador y obtén en menos de dos minutos los mejores precios de seguros de salud del mercado.

 

Foto: Flicker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>