Asegura tu hogar de forma correcta. El sobre seguro e infraseguro

Desde nuestro multitarificador de seguros, podrás saber que precios y coberturas te ofrecen las compañías líderes del mercado para asegurar tu hogar, realizando tan sólo un presupuesto.

Para realizar la tarificación de forma correcta y poder tener un seguro de hogar que nos cubra 100% en caso de siniestro, debemos rellenar los datos de forma correcta.

Es decir, de nada sirve declarar menos importe para tener un seguro de hogar barato, o declarar más importe para lucrarse en caso de siniestro.

A continuación, te indicaremos que es lo que ocurre si decides actuar de una de estas formas a la hora de contratar tu seguro de hogar:

Si declaras un importe mayor en tu seguro de hogar para lucrarte

Si declaras a una compañía de seguros un importe por encima de lo que realmente cuesta reconstruir tu vivienda, se produce lo que se denomina un sobreseguro.

En este caso, una vez detectada la situación, la compañía de seguros ajustará la póliza con el Continente adecuado y te devolverá la parte proporcional de la prima.

En caso de que ocurra un siniestro antes de ser detectado el sobreseguro, aunque estés pagando una prima por asegurar tu hogar en 100.000 euros, si el perito que manda la compañía de seguros estipula que realmente lo que cuesta reconstruirla no son 100.000 euros, sino 75.000 euros, esto será lo que te pague la aseguradora y de nada te habrá servido asegurar tu hogar por más de lo que realmente cuesta.

En el caso de que tu casa esté dañada en un 50% la compañía de seguros te pagará el 50% de 75.000 euros, que es lo que realmente vale, no de 100.000 euros, por tanto habrás pagado una sobre prima sin necesidad alguna.

Si declaras un importe menor para obtener un seguro de hogar barato

Si declaras a la compañía de seguros un valor por debajo del que debería declararse, se produce lo que se denomina infraseguro.

Estas situaciones se suelen detectar por parte de las aseguradoras cuando se produce un siniestro, y la compañía de seguros, hace una valoración del bien, comprobando que la vivienda vale más de lo que realmente está declarado en la póliza de hogar.

Por ejemplo, la vivienda cuyo valor de seguro es 100.000 euros, pero se ha contratado un seguro de hogar declarando que el valor es de 50.000 euros. Si se produce un siniestro parcial, que afecta al 50% de la vivienda, en vez de pagarte los 50.000 euros que es lo que realmente te costaría reconstruirla, te pagarán únicamente 25.000 euros que es el 50% de lo que has declarado en tu póliza de seguro de hogar y no será una cantidad suficiente para reconstruir tu vivienda.

Por tanto, te habrás estado ahorrando en tu seguro de hogar algo de dinero, pero en el fondo, pierdes más de lo que ganas, ya que estás pagando por un seguro que no te cubre en su totalidad.