Seguros a todo riesgo y sus coberturas

A través de nuestro multitarificador de seguros, podrás encontrar en que aseguradora te ofrecen el mejor precio y coberturas para asegurar tu coche a todo riesgo.

El seguro a todo riesgo, es la modalidad más completa que disponen todas las compañías, y aunque pueden variar en coberturas opcionales, se rigen a grandes rasgos por las siguientes características:

Seguro de responsabilidad civil obligatoria

Esta cobertura denominada RCO, la incluyen todas las modalidades de seguros (seguro a terceros, seguro a terceros ampliado y seguro a todo riesgo con o sin franquicia) y es la cobertura básica de todos los seguros.

Consiste en garantizar la indemnización a terceros, tanto por los daños físicos ocasionados, así como los materiales.

La cantidad que cubre la RCO, es hasta 70 millones de euros en daños físicos y 15 millones de euros, en daños materiales, independientemente del número de víctimas implicadas en el siniestro.

Seguro de responsabilidad civil voluntaria

Esta cobertura es opcional, sin embargo, los seguros a todo riesgo la tienen incluida por norma general en sus coberturas.

La RCV, consiste en una ampliación de capital de la RCO, y se amplía hasta los 50.000 millones de euros, el capital de indemnización para daños a terceros. En ningún caso, están incluidos los daños materiales del propietario del vehículo responsable del siniestro, tomador del seguro, conductor o su cónyuge o familiares hasta el 3 grado de consaguinidad.

Seguro de defensa jurídica y reclamación de daños

Esta cobertura, además de estar incluida en los seguros a todo riesgo, normalmente también la tienen los seguros a terceros.

Consiste en prestar defensa jurídica en el caso de: que nos veamos implicados en un siniestro provocado por dos vehículos y la responsabilidad del accidente no esté clara o no sea asumida por ninguna de las partes.

En este caso, la aseguradora se hará cargo de realizar las reclamaciones a la parte contraria, o bien, de asumir los gastos de defensa jurídica en el caso de que sea la otra parte la que nos reclama a nosotros, ocupándose nuestra compañía de seguros de todos los gastos, siempre y cuando, tengamos esta cobertura incluida en nuestra póliza de seguro de coche.

Rotura de lunas

Esta garantía, la tienen incluida los seguros a todo riesgo con o sin franquicia, los seguros a terceros + lunas, o los seguros a terceros ampliado (lunas + robo + incendio).

Si se contrata esta garantía, la compañía de seguros te abonará la cantidad pertinente en el caso de que se produzca una rotura de la luna trasera, delantera o laterales.

Queda excluida la reposición de la luna si no está rota, y no cubrirá ralladuras ni impactos que no generen la rotura total o parcial.

Robo del vehículo

Esta cobertura esta incluida en seguros a todo riesgo, y seguros a terceros ampliado que tengan el robo incluido.

La compañía de seguros, en caso de robo del vehículo, te aportará una indemnización económica, que variará dependiendo de la antigüedad del vehículo, pudiendo indemnizarse con valor a nuevo, cuando el vehículo no supere más de dos años o valor venal, una vez superado dicho tiempo.

Normalmente, las compañías también cubren los daños ocasionados por intento de robo, o la sustracción de algunos componentes como ruedas o elementos de sonido.

Incendio

Esta garantía, está incluida en seguros a todo riesgo y seguros a terceros ampliado, que contengan el incendio en sus coberturas.

Recibirás por parte de la aseguradora, una cantidad económica a modo de indemnización en caso de incendio, rayo o explosión del vehículo, ya esté en reposo o circulando, siempre y cuando el incendio lo hayan causado terceros o fenómenos atmosféricos en caso del rayo.

Daños propios

Esta es la principal cobertura que distingue un seguro a todo riesgo del resto de modalidades.

Los daños propios, se pueden contratar con o sin franquicia, cubriendo cualquier daño que el vehículo sufra por impacto de objetos, accidente, hundimiento del terreno, etc.

Quedan excluidos, los daños mecánicos por mal funcionamiento del vehículo si no han sido causados por un daño accidental.

Asistencia en carretera

Normalmente, entra en todas las modalidades del seguro, siendo en algunas ocasiones una garantía opcional.

Esta cobertura garantiza tanto el traslado de vehículos, como de personas en caso de accidente o avería del vehículo asegurado, debido a un siniestro, pudiendo variar de una compañía a otra el tipo de prestaciones que le dan en la asistencia, como el KM desde el que presta el servicio y el recorrido máximo que efectuarán hasta el taller donde se realizará la reparación del vehículo.

Seguro de accidentes del conductor y ocupantes

Esta garantía, presta indemnización en caso de fallecimiento por accidente, invalidez permanente y la asistencia sanitaria pertinente en caso de ser necesario.

Varía de unas compañías a otras, pudiendo ofrecer capitales distintos para cada caso, y el tiempo máximo durante el cual la compañía se hará cargo de los gastos de asistencia sanitaria.

De este modo, definimos las coberturas principales de un seguro a todo riesgo, aunque cada vez son más las compañías que abren su abanico, dando una gran variedad de posibilidades de añadir coberturas extras.

Por tanto, un seguro a todo riesgo, se compondrá en su gran mayoría por las coberturas anteriormente explicadas, pudiendo elegir también, añadir una franquicia en lo que a daños propios del vehículo se refiere.

A través de nuestro multitarificador de seguros podrás encontrar que aseguradora te ofrece el mejor precio y las coberturas para asegurar tu coche a todo riesgo.