Preguntas frecuentes acerca de tu seguro de vehículo clásico

¿Qué ocurre si uso mi vehículo sin seguro?

El único seguro que es obligatorio por Ley para todo vehículo es el de Responsabilidad Civil Obligatoria (SOA), y si no se cumple esta obligación las consecuencias son:

  • Para el conductor que conduzca sabiendo que el vehículo no tiene seguro puede haber consecuencias de índole penal.
  • Queda terminantemente prohibida la circulación con el vehículo no asegurado por el territorio nacional.
  • Se procederá a la retirada y depósito del vehículo (con cargo a su propietario) en dependencias de la autoridad competente si no se justificase en 5 días desde que se denunció el hecho (no tener seguro) la existencia del seguro.
  • Pago de 601,01 a 3.005,06 € de multa atendiendo a las circunstancias (que se haya circulado con el vehículo, la categoría del mismo, el servicio que preste, la gravedad del perjuicio causado, la duración de la falta de aseguramiento y la reiteración en la misma infracción).

¿Puedo asegurar mi coche clásico a Todo Riesgo?

El Seguro de Vehículo Clásico que se comercializa a través de la web de lapoliza.com no permite la suscripción de coberturas de daños propios (robo, incendio, lunas o todo riesgo) y se ciñe a garantizar exclusivamente la Responsabilidad Civil de Suscripción Obligatoria (SOA), la Responsabilidad Civil Complementaria o de Suscripción Voluntaria (SOV) y la Reclamación de Daños.

No obstante lo anterior, la póliza también incluye la cobertura de Indemnización de Daños en virtud de la cual, el asegurador asumirá la reparación de los daños del vehículo clásico asegurado siempre y cuando los mismos se hayan producido como consecuencia de la colisión con otro vehículo, éste sea debidamente identificado y su conductor o propietario resulten responsables del accidente.

En caso de que entre en juego la cobertura de Indemnización de Daños, la suma asegurada será el 100% del valor del vehículo clásico y sus accesorios con un máximo por siniestro de 30.000 €.

¿Con este seguro puedo emplear mi vehículo clásico como quiera?

Desde el momento en que usted paga la prima del seguro este surte plenos efectos y, como tal, si hubiera cualquier accidente en el que se causaran daños a terceros, la póliza entraría en vigor en toda su amplitud. Sin embargo es importante comprender que esta póliza está pensada para aquellos propietarios de vehículos clásicos que disponen de otro vehículo, llamémosle “normal”, para sus actividades diarias: ir a la oficina, desplazamientos profesionales, recados, etc. En definitiva, el asegurador presupone que el vehículo clásico asegurado se va a emplear sobre todo para:

  • Desplazamientos por motivos de ocio
  • Participación en concentraciones, exhibiciones o rallyes de época…

Es decir, se presupone un uso limitado que, cuantificado en kilómetros, está en torno a los 5.000 Km/año.

Con todo, y para su tranquilidad, el asegurador no podrá nunca oponer frente al tercero perjudicado en un accidente que usted está usando el vehículo de una forma no esperada por él y tendrá por tanto que responder de los daños.

Si presto mi coche a alguien y tiene un accidente ¿estará cubierto por el seguro?

Si la cesión del vehículo es puntual, es decir, no es una persona que de forma habitual o frecuente emplee el vehículo sino que se trata de algo excepcional, no tendría por qué haber ningún problema con el seguro. Ahora bien, si esa persona es menor de 25 años y/o no tiene una antigüedad de carnet de conducir superior a 5 años puede haber problemas en caso de siniestro.

¿La póliza incluye la Asistencia en Viaje?

Estamos acostumbrados a que las pólizas de seguro incorporen estas coberturas de forma automática, pero lamentablemente, en el caso del seguro de vehículos clásicos, los aseguradores no están dispuestos a facilitar la ASISTENCIA EN VIAJE debido a la alta probabilidad de ocurrencia de siniestros de forma reiterada.

No obstante, en lapoliza.com, conscientes de la gran demanda de este servicio por parte de los propietarios de “clásicos”, ofrecemos una Cobertura opcional de Asistencia en Viaje. Este servicio, si bien es más limitado que el que se incorpora habitualmente a las pólizas de coches “normales”, presta la garantía suficiente para que no sea una preocupación la salida a la carretera con un vehículo clásico.